Feed

A veces, el tiempo en que desconectas es cuando recibes estímulos por todos los sentidos y es lo que ocurrió cuando fui a ver la exposición Un Jardín Japonés: topografías del vacio de Esther Pizarro.

Una experiencia sencilla pero diferente,  cuando al entrar en la sala te pones patucos de plástico que necesitas para proteger el pavimento blanco y si vas a caminar para rodear todo un montaje topográfico que forman los parterres de un jardín japonés lleno de color. El diseño del conjunto parte de conceptos demográficos, mapa político y mucho más. Ocho islas rodeadas de un mar de sal donde descubrir caminos. Este concepto de recorrido se fusiona con el de desplazarte como si uno mismo fuese un organismo de la Naturaleza.

La explosión de color que aporta el musgo y otros vegetales liofilizados sobre estructuras de metacrilato y leds me creó un efecto imán; aunque quería recorrer caminos, estuve perpleja admirando la composición sintiéndome gigante sobre las miniaturas.

Cuento también lo que no se ve: el buen olor de los vegetales y música suave que evoca el mar… uhmmm…indescriptible.

exposición jardin japones topografias del vaciopies enfundados en el Matadero

jardin japones con suelo de sal el vacio de Esther PizarroOtra escala en el jardín japonés Entre las hojas de Esther PizazroColor y textura Esther Pizarro

El domingo 4 de Mayo,día de La Madre, finaliza, así que si estás cerca no puedes dejar de ir. Nave 16 del MATADERO /Madrid.
Dinos…¿cómo lo imaginas? ¿será inspirador?

 

 

 

 

Siguiente post arrow-right
Un recordatorio de Comunión muy original

arrow-left Anterior post
SoSweet en Baker&Co.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *